Home » Uncategorized » La lavandería

La lavandería

Estoy preocupada de lo que una vez mi amiga LauraT me dijo:

“Te pasan cosas como si tu vida fuera un “sitcom”americano tipo “Seinfeld” o “Everybody loves Raymond”….

Y si.

Llegando ahora de las vacaciones de Navidad me encuentro que mi secadora de ropa no sirve porque quien sabe como se filtraba agua hacia el conducto donde el aire caliente salía. El caso es que se quemó el termostato, yo creo.

Obvio que me di cuenta porque había lavado ropa y tuve que ir a secarla a una lavandería pública. Tenía mucho que no iba a una, años enteros. Así que lo primero que hice fue a cambiar $5 dólares al banco por monedas.

Para mi sorpresa al llegar al lugar, las máquinas ya no son de monedas! Asi que me los gaste en un jabon para lavar en la tiendita del dolar de enseguida.

Hoy en dia tienes que comprar una tarjetita como de crédito y eso es lo que usas. Pues no traía mas que un billete de $20 dlls y la máquina que te los “cambia” no estaba funcionando..

No tuve mas remedio que comprar la tarjeta con $19.60 de crédito (te quitan $0.40 yo creo que por el costo del la tarjetita). Y pues a secar la ropa. Me había llevado tambien unas toallas y las volví a lavar allí porque como que habían agarrado un olor a humedad.

Me sentía super inútil por no saber ni por donde comenzar.

Súper pro las maquinas! Modernas y electrónicas.

Estuve molestando a la pobre empleada cada 5 minutos. Donde casi me mata con la mirada es cuando no cerré bien la puerta de la lavadora (de esas que tienen la puerta en frente) y se comenzó a salir el jabón al piso (o yo le puse mucho Tide, ó la máquina ya traía jabón de los clientes anteriores… jejeje).

Las secadoras muy padres, rápidas y grandísimas. Insertaba la tarjeta y le ponía mas temperatura y tiempo. Todo iba bien. Me senté en una de las mesas de acero inoxidable a “feisbukear”en lo que terminaban las secadoras y las toallas se terminaban de lavar. Me puse a observar a toda la gente a mi alrededor.

Por mi mente pasaban historias ficticias de sus vidas. Los estudiantes solteros que lavaban todo revuelto, blancos con delicados, jeans con suéteres. Las señoras con mil hijos y mil toneladas de ropa. Las muchachas solteras que lavan una vez a la semana todo. Otras señoras que llevaban sus colchas y cobijas gigantes a lavar y secar.

Hice un par de llamadas a mis amigas y cuando menos pensé, la ropa de la secadora estaba lista para sacarla y doblarla. Me llevé mi canasta y me puse a guardarla. Sentía feo ventilar mis chones en público, la verdad.

Despues vi que las toallas en la lavadora estaban listas para sacarse. Fuí con mi carretita de la lavandería por ellas y las eché en dos secadoras para que se secaran mas rápido.

Pero, en eso…..¿ y mi tarjeta con mas de $17 dlls de crédito?  ¿Dónde estaba? Mi corazón se me hundió. Me la habían robado! Fue sólo un descuido de segundos. Me puse tan triste. Primero porque tenía ya varios minutos conviviendo con todos, no tenían cara de rateros. Segundo porque no traía más efectivo y tenía mil toallas mojadas en dos secadoras.

Quería llorar. Lo primero que se me ocurrió fue ir a la tienda del dólar enseguida de la lavandería a comprar algo y pedir dinero de regreso a la hora de pagar, o mínimo ver si tenían un ATM allí. Dejé encargada mi ropa y toallas con una viejita. Y le dije “Por favor, plis, cuídeme esto”.. Yo creo que me vió muy desesperada y me hizo el paro por lástima, jejeje.

Pues fui a la tienda, compré un ADVIL y un Té Verde porque para entonces ya me dolía mucho la cabeza con tantas complicaciones. Hice una fila de varios minutos porque para variar, sólo una cajera estaba cobrando. Al pagar con mi tarjeta de débito le digo a la cajera “Quiero dinero de vuelta en mi transacción”. Y me dice, “soy nueva y no se como hacerle. Y el “manejador”(asi le dicen los pochos a los gerentes, jajajajaja!) no está”.

Grrrrr!!! Ok, me calmé y le pregunté “Tienen ATM?”  “No, sorry” me dijo la cajera.

Toda fracasada con mi frasco de ADVIL y mi Té Verde me regresé a la lavandería. La viejita seguía allí, cuidando mi ropa.

No me había llevado bolsa mas que mi monedero y me puse a literalmente contar los pennies para juntar un dólar. Lo logré. Pero la máquina de las tarjetas sólo aceptaba billetes.

Tuve que ir otra vez con la muchacha que trabaja en la lavandería y le dije “Necesito tu ayuda. Me robaron mi tarjeta y lo único que traigo es un dólar en monedas. Me lo puedes cambiar por un billete, por favor?”.  Para esto ya me estaba desesperando y mi voz sonaba como que quería llorar. Porque SI quería llorar.

Me volteó los ojos como diciendo “morra mensa”. Y me dió un dólar. No saben la alegría que me dió. Me fuí a la máquina y compré mi tarjeta con un dólar de crédito. Pero en realidad eran sólo $0.60 porque como les expliqué antes, te quitan $0.40 por cada plástico.

Cada secadora vale $0.25 por diez minutos de aire caliente. Tenía dos secadoras llenas de toallas. Jajajajaja…. Ya para entonces sabía que nunca jamás en la vida se iban a secar.😦

Tenía ya 2 horas en la lavandería, la experiencia no muy agradable.. Ya toda aguitada metí la tarjeta, sólo me alcanzó para un ciclo cada máquina y el foquito de LOW FUNDS de mi tarjeta estaba parpadeando.

Esperé los 10 minutos y cuando pasaron, me puse a doblar mis toallas mojadas todavía y me fuí a la casa, a echarlas a la secadora con aire frío hasta que se secaran (no quiero ni imaginarme mi recibo de luz.. gulp!)

Me sentí bien fracasada de no haber podido ni siquiera lavar y secar en una lavandería.

No cabe duda que las comodidades de la vida hacen a uno ser inútiles para muchas cosas.

Y eso es muy malo porque uno nunca sabe cuando esas comodidades se puedan ir… temporalmente ó para siempre.

Pues sí, esta experiencia parecía programa de comedia… aunque la protagonista hizo todo menos reir….

Nos vemos el proximo MIERCOLES.

6 thoughts on “La lavandería

  1. chula, pero SI ESTAS EN LOS US of A, verdad?! o sea, cuando se trata de lavar nuestros trapitos en público la dinámica, la gente, los olores y las dificultades SON LAS MISMAS…en serio que WE DO TAKE SO MUCH STUFF FOR GRANTED, till we don’t have it anymore!! me acuerdo la 1ra vez que viví acá (DF), embarazadísima caminaba como 4 cuadras laaaaargas jalando mi carrito de ropa sucia y jabones para llegar a la lavandería, pero era mi salida y si, pude haber escrito un libro o tal vez lo hice en mi mente (but we’ll never know) narrando las vidas que puedes inventarle a la gente de sólo verlos lavar su ropa…a taste of reality once in a while is good for the soul…xo friend

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s